6 Consejos para tener un buen Sexo Anal

Sexo Anal, si con todas las letras, es uno de los temas con mayores tabúes en las sociedades de habla hispana de latino-américa. Hablar de ello es un santo grial, pero como en nuestro portal luchamos contra los tabúes sexuales, les comentaré una serie de consejos claves para tener un buen sexo anal.

Es cierto que muchas atrevidas han quedado con amargas experiencias al intentar el sexo anal, pero no todas han sido por la inexperiencia de hacer algo sin documentarse bien. Por eso, si le dices a tu pareja de practicarlo, te podrán un grito en el cielo, pero te daré los argumentos para que la convenzas.

¿Por qué practicar sexo anal?

Primero que todo, el sexo anal es la penetración que se realiza por el ano, tras su estimulación y las zonas cercanas. El ano es una región con una alta cantidad de terminaciones nerviosas, por lo que su roce crea una sensación de placer, que sabiéndole sacar provecho, puede llegar a dar una satisfacción sin igual. Una curiosidad, muchas mujeres describen el sexo anal como su preferido.

¿Por qué puede ser dolorosa la penetración anal?

Pues porque no existe una correcta lubricación. El ano es un lugar que no tiene por qué lubricar como la vagina, por tanto, al intentarse realizar el sexo y no se usan lubricantes, y en buenas cantidades, este queda semi reseco y al penetrar puede producir dolores, quemaduras y hasta desgarres. Pero si tranquila(o), ya comienzo con los consejos para tener un buen sexo anal.

6 Consejos para un fantástico sexo anal

Lo primero es lo primero

Estar conscientes de querer tener sexo anal. Quizás deberías hablarlo primero con tu pareja, saber la opinión y ponerse de acuerdo.

Paciencia y lubricación

Comienza por disfrutar el momento, por calentar la situación. Cuando todo esté listo, comienza a tocar el ano suavemente, nada brusco. Es importante tener paciencia. Usa inicialmente saliva, no la limites, ella te ayudará a relajar el ano. Los más experimentados recomiendan usar el llamado Beso Negro, que consiste en lamer y estimular con la boca el ano. Al mismo tiempo puedes morder las nalgas y acariciar las piernas.

Antes de penetrar

Es importante recordar que el ano debe dilatarse lo suficiente, y no lo hace tan rápido como la vagina. Por ello, antes de pensar en penetrar, asegura su dilatación. Para ello usarás los dedos de tu mano. Comienza por meñique, el más delgado, introduciendo solo la punta suavemente, luego a medias. Luego cambiarás de dedo, luego sumarás otro dedo y cuando tengas dos dedos penetrando sin problemas, digamos que ha llegado el momento. No olvides usar toda la lubricación que tengas a mano, entre más uses, mejor. Este proceso no debe ser impositivo, en la medida que se dilate el ano sentirás la soltura del movimiento.

Penetraaaaannnnnndddooooo

Pero tampoco así. El sexo anal se encausa sobre el placer, así que usar solo la punta de tu pene será suficiente. Suavemente, con la estimulación en otras zonas del cuerpo, su clítoris, sus senos, sus nalgas. Poco a poco, la situación te dirá si penetrar más o no. La garantía no es la profundidad sino el placer logrado.

Usar juguetes sexuales

Existe una variedad muy interesante para usar durante la práctica del sexo anal. Usar antes una penetración e incluso luego, es una excelente variante. No la dudes.

Consejos finales relacionados a la higiene

El ano es una zona que posee un alto número de bacterías, por lo que es importante tener un correcta higiene. Lavado con suficiente agua y jabón. El uso de preservativos es una práctica aconsejable, tanto para evitar infecciones como para prevenir enfermedades de transmisión sexual.

Recuerda usar el orden adecuado de penetración y nunca alterarlo. Boca – Vagina – Ano. Boca – Ano. Vagina – Ano. Si ves otras prácticas en películas de adultos, no te aseguro que sea tan así.

A practicar un buen sexo pero siempre de manera muy responsable. Disfruta de la vida, incluso con un buen sexo anal.

¿Quiéres ser un experto(a) en el sexo?

Suscríbete y te daremos las mejores técnicas

Te enviaremos libros, artículos, consejos y mucho más...

Total discreción en nuestros textos y asuntos de correo